Blefaroplastia

A menudo la primera zona del rostro en manifestar signos incipientes de envejecimiento es la fina y frágil piel del contorno de los ojos.

Patas de gallo, ojeras, bolsas y párpados caídos, restan juventud a la mirada y se arregla con la cirugía de párpados.

Para rejuvenecer y refrescar la mirada con naturalidad es necesario realizar una blefaroplastia superior o cirugía de párpados. De este modo se recupera la turgencia y el volumen en la zona y, al mismo tiempo, logramos un pliegue palpebral más definido y nítido, retirando el exceso de piel.

Tras una Blefaroplastia se consiguen contornos más juveniles, manteniendo la naturalidad y funcionalidad de la zona tratada, sin modificar ni la mirada ni la forma del ojo, y preservando la salud ocular del paciente.

En ocasiones, y siempre a través de la misma incisión, realiza también la eliminación de las arrugas del entrecejo, mediante el debilitamiento de los músculos corrugadores, que produce un efecto de “botox permanente”.


Técnica de Cirugía de Párpados

Respecto al tratamiento del párpado inferior, el equipo del Dr. Casado realiza abordajes tanto transconjuntivales (por dentro del ojo), como externos con incisiones junto a las pestañas para llevar a cabo una blefaroplastia inferior.

A menudo realiza de modo simultáneo, técnicas complejas de cantoplastia (para dar soporte a la esquina lateral del ojo y evitar estigmas quirúrgicos), cantopexia lateral (que permite elevar el reborde del párpado inferior para que el ojo se vea más grande y un poco más rasgado) y estiramientos o anclajes musculares para conseguir resultados más duraderos, así como tratamientos de resurfacing de la piel y de infiltración de grasa o ácido hialurónico para corregir las arrugas a éste nivel o unas ojeras y bolsas marcadas.


Blefaroplastia Secundaria

En pacientes con resultados pobres tras una blefaroplastia a menudo son frecuentes los llamados ojos de muñeca o babydoll eyes por una excesiva resección de piel, músculo y grasa en el párpado superior. En el párpado inferior es habitual ver una retracción central o lateral del reborde palpebral que ocasiona el llamado “scleral show” u “ojos redondos”, que consiste en que se vea parte del blanco del ojo por debajo del iris con la mirada al frente.

Para resolver estos problemas, el Dr. Casado y equipo realizan una combinación de técnicas avanzadas que aportan volumen como la transferencia de grasa y que suben el borde del párpado inferior mediante procedimientos de cantoplastias y sling musculares y la utilización de matrices dérmicas acelulares en casos indicados.

To Top